Archivo de la categoría: Esquí de montaña

Travesías con esquís en Alpes

Para cualquier esquiador de montaña, realizar una travesía en los Alpes de uno de los sueños deseados.

Calzarse los esquís y cargar con una mochila para recorrer un itinerario de alta montaña utilizando los refugios que nos vayamos encontrando, es una experiencia que cualquier apasionado de la montaña debe realizar alguna vez en su vida.

p1050783

Las travesías de esquí de montaña de varios días de duración, son la actividad estrella en los Alpes en lo que se refiere al esquí de montaña. Confortables refugios, largos descensos y preciosas cumbres, hacen de estas travesías el viaje soñado, para la práctica de esta gran disciplina del montañismo.

p1050332

¿Estoy preparado?

Es necesario tener experiencia previa en esquí de montaña y un nivel de esquí medio en esquí fuera de pista.

Se requiere un buen estado de forma para afrontar desniveles en altura y tener soltura tanto en la técnica de ascenso como descenso.

Lo más recomendable es realizar la travesía con un Guía de Alta Montaña. Profesionales de la montaña, conocedores de las travesías alpinas, que nos permitirá realizar nuestra travesía con mayor seguridad. www.muntania.com

cimg5572

¿Cuál elegir?

Es difícil porque cada clásica tiene sus peculiaridades y algo que la hace diferente a las otras. Algunas de las recomendables, tanto por la categoría de cumbres ascendidas, como por los estupendos descensos son:

Chamonix-Zermatt

La Alta Ruta Chamonix – Zermatt es una de esas travesías que todo esquiador de montaña se ha planteado alguna vez. De hecho, el concepto de alta ruta nació con la travesía Chamonix – Zermatt. A finales del siglo XIX el Alpine Club (Reino Unido) planteó un itinerario de verano entre estas dos poblaciones alpinas al que llamaron “The High Level Route”. Hubo que esperar hasta 1911, para que se completara el recorrido con esquís por primera vez, y para que cuajaran tanto el concepto como el nombre. Desde entonces se conocen por alta ruta los itinerarios de montaña de varios días y de refugio a refugio.

Aunque su condición de clásica no sólo lo debe a su historia; también a la belleza de su recorrido. Durante todo el trazado disfrutaremos de magníficas vistas sobre las montañas y los glaciares más altos de los Alpes y, después de seis días de travesía, terminaremos nuestra epopeya con un descenso maravilloso por el glaciar de Zmutt, a los mismos pies de la cara norte del emblemático Matterhorn, alcanzando Zermatt.

unnamed

Silvretta

La Alta Ruta de Silvretta es una de las travesías de esquí de montaña más emblemáticas de los Alpes. No en vano el macizo de Silvretta, compartido por Austria y Suiza, reúne unas cualidades magníficas para practicar el esquí de montaña. A la belleza de sus montañas y a la buena nieve que suele tener el macizo hay que sumar la seguridad y la multitud de variantes de los itinerarios que se pueden realizar. Todo esto sin olvidar la calidad y la comodidad de los refugios en Austria y Suiza, entre ellos el pintoresco Silvrettahütte.

Silvretta es pues un destino perfecto si queremos disfrutar de una alta ruta de esquí de montaña, seamos novatos o asiduos de este tipo de travesías. De hecho la travesía es absolutamente recomendable, tanto a esquiadores medios como expertos. A diferencia de otras regiones de los Alpes, en condiciones normales, los accesos a los refugios no presentan dificultades técnicas y la mayoría de las cumbres se ascienden con los esquís puestos. El nivel de exigencia técnica solo sube en algunas ascensiones opcionales, por ejemplo en el Piz Buin (3.312 m) o en el Grenzeck Kopf (3.045 m).

Los alojamientos, en cuatro fabulosos refugios, están a la altura de esta bonita aventura, tanto por la calidad de los servicios que ofrecen como por la espectacularidad de sus ubicaciones.

12961141_976390629065124_7417564617644510054_o

Orltes-Cevedale

Esta es una travesía de esquí de montaña que nos permite descubrir el Parque Nacional del Stelvio, en la parte italiana del Tirol del Sur. La orografía del principal macizo del parque, el macizo de Orltes-Cevedale, sus valles y sus extensos glaciares, hacen de ésta región un terreno ideal para la práctica del esquí de travesía.

Aunque estas no son las únicas razones para viajar con nuestros esquís a los, también llamados en alemán, Ortler Alpen. La gran cantidad y variedad de itinerarios que podemos realizar, la fantástica red de cómodos y pintorescos refugios o las vistas sobre otros macizos de renombre como el Öztal, Adamello, Bernina y Dolomitas, son solo algunas de ellas.

En definitiva, este es un viaje para disfrutar del esquí de montaña y de la armonía y variedad del Tirol del Sur.

unnaimed

SaasFe-Monte Rosa-Zermatt

Esta espectacular travesía realiza la  unión de dos importantes valles suizos, nos referimos al valle de Saas y el de Zermatt con  la ascensión final  al Monte Rosa (Dufourspitze 4.634 m) por la vertiente Suiza.

La travesía se caracteriza por su gran ambiente alpino, por la elevada altitud de las cumbres que ascenderemos (por encima de los 4000 metros) y por la gran extensión de terreno glaciar que recorreremos.

Iniciaremos nuestra aventura en  Saas Fee ascendiendo a míticas cumbres cómo el Allalinhorn (4.027 m) y Strahlhorn (4.190 m). En el valle de Zermatt, ascenderemos el Breithorn (4.164 m) para finalizar con el ascenso al Monte Rosa (4.633 m). Después de 6 días de actividad regresaremos a Saas Fee  donde daremos por finalizado nuestro periplo.

Recorre una pequeña parte de los Alpes llena de grandes montañas disfrutando de maravillosos paisajes acompañado de cumbres míticas como el Cervino o Matterhorn.

Oberland Bernés

El macizo del Oberland está situado en la parte central de Suiza, entre los cantones de Bern y del Valais. Si por algo destacan estas montañas es por la gran concentración de grandes glaciares y afiladas cumbres, muchas de ellas de cuatromil metros destacando el  Eiger, Monch y el Finsteraarhorn.

Cómodo acceso por Fiesch para disfrutar de varias jornadas de esquí de montaña realizando un recorrido circular de altura. Una travesía que hace sentirte pequeño en la inmensidad del paisaje que encontrarás.

unnamged

¿Qué material llevar?

Es importante llevar poco peso en la mochila para esquiar con comodidad, por lo que siempre es recomendable llevar solo material ligero e imprescindible.

p1050577-copia

  • Mochila (entre 30-40 litros) con cintas porta esquís.
  • Braga para el cuello.
  • Guantes finos tipo forro polar.
  • Guantes gordos.
  • Gorro para el frío.
  • Gorra para el sol.
  • Gafas de sol y ventisca.
  • Frontal (pilas de repuesto).
  • Toalla muy pequeña ligera.
  • Botiquín y neceser personal.
  • Crema solar y protección labial.
  • Cámara de fotos.
  • Cantimplora o termo, mínimo 1 litro. En caso de optar por bolsa tipo Camelbak tener en cuenta que el tubo puede llegar a helarse debido a las bajas temperaturas

captura-de-pantalla-2016-10-25-a-las-11-51-21

  • Material de esquí de montaña (esquís, botas, pieles, cuchillas, bastones).
  • Una piel de foca de repuesto es muy recomendable. Si se estropea, no se seca o se pierde alguna de nuestras pieles, no podremos continuar por lo que no viene mal ir preparado para este posible contratiempo
  • Material de seguridad: ARVA (con pilas de repuesto), pala y sonda.
  • Crampones y piolet.
  • Casco.
  • Arnés, cabo de anclaje y dos mosquetones de seguridad.

captura-de-pantalla-2016-10-25-a-las-11-51-09

Ropa técnica para la travesía compuesta por:

  • Calcetines.
  • Pantalón de esquí de montaña.
  • Camiseta térmica (primera capa). Una de recambio para el refugio.
  • Mallas de recambio para el refugio.
  • Forro polar o similar (segunda capa).
  • Chaqueta y pantalón tipo Gore-Tex (tercera capa).
  • Chaqueta de primaloft o plumas ligera y fina.

captura-de-pantalla-2016-10-25-a-las-11-51-35

  • No es necesario llevar saco de dormir pero si un saco sábana de seda o algodón.
  • Se recomienda llevar muy poca comida de ataque ya que puede comprarse en los refugios.
  • En todos los refugios hay zapatillas por lo que no es necesario cargar con calzado extra.

¿Cuándo es la mejor época?

Desde marzo hasta principios de mayo que es cuando los refugios están operativos y cuando encontramos las mejores condiciones de nivación en las montañas.

Mas información en:

www.muntania.com

Muntania Outdoors
(+34) 629 37 98 94
info@muntania.com

Esquí de Montaña en el Mundo

Hace más de 20 años que llevo practicando esquí de montaña. Desde entonces y hasta ahora, he ido viendo como aumenta el número de personas que lo practican. La mejora de los materiales, el aumento del nivel de esquí, la mejora en las comunicaciones y las ganas de explorar y soñar de todos nosotros, nos está permitiendo alcanzar cumbres con nuestros esquís a lo largo y ancho de nuestro planeta.

t

En mi trabajo como guía, he tenido la suerte de conocer algunos destinos privilegiados en el mundo para practicar esta disciplina que aúna nuestras dos pasiones: el esquí y la montaña.

tuiltuil

Difícil trabajo resumir en pocas palabras las singularidades de la multitud de destinos que tanto en nuestras fronteras como fuera.

Captura de pantalla 2015-12-04 a las 19.44.19

  • ESPAÑA. La orografía de nuestro país nos permite practicar esquí de montaña en diferentes macizos montañosos.
    • Sistema Central. La Sierra de Guadarrama o la Sierra de Gredos son la primera toma de contacto para muchos esquiadores de la zona centro.
    • Pirineos: Disfrutar de maravillosas ascensiones y descensos son posibles en zonas como el Val d’Arán, Valle del Tena, Valle de Benasque…
    • Sierra Nevada. Una excelente oportunidad de ascender picos de más de tresmil metros muy cerca del mediterráneo y con vistas del continente africano.
    • Cordillera Cantábrica. Con una meteorología caprichosa nos regala en ocasiones grandes nevadas como la del pasado año que permite esquiar en rincones singulares, iniciando recorridos en pueblos del norte de León, Burgos y Palencia.
    • Urbión, Neila. Cordilleras de menor tamaño pero que también permite practicar el esquí de montaña.

Sin título

  • ALPES: Para cualquier esquiador de montaña realizar una travesía alpina es todo un sueño. Con un equipo ligero y durmiendo en refugios existen varios itinerarios clásicos que nos permitirán atravesar estas espectaculares montañas.
    • Silvretta. La travesía ideal para debutar en los Alpes.
    • Ortles-Cevedale. Menos masificada, importantes desniveles que brindan largos descensos y estupendos refugios.
    • Saas fe-Monte Rosa. Una alpina travesía que culmina con la ascensión al Monte Rosa.
    • Chamonix-Zermatt. La gran clásica. Una gran travesía para esquiadores con rodaje.
    • Oberland Bernés. Travesía exigente por la altitud de su recorrido y por desarrollarse buena parte de ella en terreno glaciar.

tuil

  • NORUEGA.
    • Islas Lofoten:  El conjunto de islas, la abundancia de cumbres que caen bruscamente al mar, el contraste del paisaje nevado con el océano, las auroras boreales y la agradable y siempre atenta gente que uno encuentra por estas latitudes nos hará disfrutar de unas magníficas jornadas ascendiendo a exóticas montañas.
    • Alpes de Lyngen. Se encuentra en el norte de Noruega, por encima del círculo polar ártico y con su cuarentena de cumbres de más de 1.000 metros que surgen directamente desde el mar y sus 150 glaciares, es sin duda un lugar excepcional en Europa para la práctica del esquí de montaña.

Sin títyuilyuulo

  • CANADÁ. Las Rocosas Canadienses y las Montañas de British Columbia son un espacio inigualable para el esquí de montaña. Las causas son la calidad de la nieve, la naturaleza salvaje de su territorio (sin duda menos desarrollado que las montañas europeas) y la belleza de sus paisajes.

Sin títuuyilyuilyuilyullo

  • EEUU. El punto de encuentro podría ser Denver y desde esta ciudad se puede iniciar un Tour por Ouray y Silverton para esquiar en San Juan Mountains, Red Mountain Pass y Telluride disfrutando del POWDER entre preciosos árboles. También son buenas zonas para visitar  Crested Butte y la zona de Aspen
  • BULGARIA. Tomando como base de operaciones Samakov/Borovetz se pueden visitar las Montañas de Rila ascendiendo al Malyovitza (2.792 m) y el célebre Mussala (2.792 m), la montaña más alta de Bulgaria.  También se puede visitar Bansko para disfrutar de otras ascensiones como al Virhen (2.914 m) o el Todorca (2.740 m). Deporte, cultura y gastronomía en vuelo directo desde España

Sin títiuiuyuiuiuiuulo

  • VOLCANES DE CHILE. Cuando se nos acaba la nieve en nuestras latitudes podemos continuar al temporada en el Hemisferio Sur. Esquí en verano, entre volcanes y araucarias.

Sin títuluyuyuyuuyo

  • ISLANDIA. Uno de los mejores lugares para disfrutar en estas montañas de origen volcánico  es la península de Troll “Tröllaskagi” muy cerca de la pequeña ciudad de Akureyri.  Es posible  bajar hasta la orilla del mar para acabar la jornada disfrutando de relajantes baños en aguas termales originados por la gran actividad geotermal de la isla.

Sin títyuilyuilyuilulo

  • JAPÓN.  Presenta una nivación excepcional en cuanto a cantidad y calidad que hace de este país un buen destino y sin duda singular para la práctica del esquí de montaña. Las mejores condiciones se encuentran en la isla de Hokkaido donde el invierno severo acumula enormes cantidades de nieve llegando en marzo y abril hasta los 15 metros. Y para completar nuestra visita, cultura, gastronomía local , aguas termales,       y lo mejor los amables y educados Japoneses.

yuyuuyuyuy

Más información en www.muntania.com

Hugo Cózar, Guía de Alta Montaña y Director Técnico de Muntania Outdoors.

Travesía Chamonix-Zermatt

Cómo resumir en dos o tres párrafos los sentimientos, los paisajes, las largas ascensiones con esquís y algunos de los más maravillosos descensos bajo la mirada de gigantes, la amistad de unos compañeros de cuerda y travesía con los que se comparten cosas que en el valle parecen banales y en la altura se magnifican…

La gran clásica de los Alpes, llevo varios meses preparándola con mimo, saliendo a correr a deshoras, bicicleta y esquí los fines de semana y he llegado a la casilla de salida en buenas condiciones físicas…

CIMG4762Subimos en el teleférico de Les Grands Montets, es tarde y empezamos el primer descenso sobre el Glaciar de Argentiere. Ponemos pieles, atravesamos el glaciar y empezamos a remontar hacia el collado de Chardonnet. En unos pocos minutos, en apenas ochenta o noventa metros de desnivel empiezo a notar que la cosa no va bien, empiezo a sudar; a sudar no, a derretirme. La mochila me pesa horrores. A la media hora no soy capaz de dar un paso, la cabeza empieza a mandar señales de derrota. ¿Qué hago yo aquí? No voy a ser capaz ni siquiera de alcanzar el primer collado de la semana y me quedan por delante miles de metros de desnivel hasta llegar a Zermatt. Pienso en la retirada, estoy a tiempo de bajar a Chamonix esquiando, coger el tren hasta Zermatt y esperar allí al resto del equipo. Qué triste, pero así no puedo seguir y se hace tarde, muy tarde. Hugo, nuestro guía y sobre todo un buen amigo, me anima. Nos conocemos hace años y ya hemos estado en muchas montañas juntos. Se para conmigo y con paciencia y mucha lentitud nos ponemos en marcha los dos. El resto del grupo se reparte algo del peso de mi mochila y Hugo carga con ella. Ni un sentimiento de culpa, ni un remordimiento por dejarles hacerlo, pues sí que estoy mal. Poco a poco empieza a entrar aire en los pulmones, un chute de barras energéticas y sin peso vuelvo a subir. Veo a Hugo con las dos mochilas delante de mí y el collado poco a poco se va acercando al tiempo que va refrescando y mis fuerzas vuelven a aparecer como por arte de magia.

chx-zmt_ Ruben _309

Superado el mal rato, el resto del día, o mejor de la noche ya que llegamos de noche cerrada al refugio de Trient, es como un sueño. La esquiada final sobre el glaciar de Trient a la luz de los frontales y la última subida hasta el refugio marcan a fuego ese largo día a fuego en mi memoria. Y los compañeros, los amigos, no tienen más que palabras de apoyo y ánimo, ni un solo reproche por retrasar al grupo y hacerles cargar con parte de mi equipo.

P1010213

El resto de los días de la travesía son maravillosos, no solo por el tiempo que nos acompañará a lo largo de todo el recorrido con un sol espectacular. Estamos a principio de temporada y los refugios están todavía semivacíos y los guardas aún no están saturados por lo duro de la temporada y el trato con el cliente.

Vamos dejando atrás Trient, Monfort, Dix –qué día tan largo y tan bonito-, la Pigne d´Arolla –altura máxima de la travesía-, Vignettes colgado sobre el precipicio… hasta la última subida al Col de Valpelline entre los Valles de Aosta y Zermatt. Vamos saboreando el ascenso, al otro lado está Zermatt y una larga, larguísima bajada nos espera bajo la cara norte del Matterhorn. De pronto, la pendiente cede y empieza a asomar la punta del Matterhorn ahí mismo, al alcance de la mano. Unos metros más y estamos arriba. ¡Qué espectáculo! El Cervino, ya que estamos en la misma frontera con Italia es majestuoso, pero la Dent D´Herens que literalmente se nos cae encima no le va a la zaga. A lo lejos los gigantes de Saas Fee y el Monte Rosa (este año caerás en mis redes, grandullón) y muy abajo y todavía invisible Zermatt. Creo que no soy el único que se emocionó allí arriba. Llevo muchos años viajando a los Alpes, pero muy pocas veces he tenido la sensación de felicidad pura que tuve en el Collado de Valpelline.

P1010211

Tras un espléndido descenso volvemos a la civilización, y a lo bestia. El glamour de las terrazas de invierno de las pistas de esquí de Zermatt nos saluda. Estamos a punto de llegar al pueblo y hacernos la foto de grupo tradicional junto a la Iglesia. Nos la hemos merecido. Unas pizzas rápidas en la plaza y, por supuesto, unas cervezas antes de volver a Chamonix en taxi donde pasaremos la noche. La vuelta por todo el valle del Ródano se hace extraña, mientras “desandamos la aproximación”. Una semana para llegar y en apenas tres horas estamos en la casilla de salida otra vez.

Un gran entrecotte y una fondue en el restaurante Le Monchu para recuperar fuerzas y unas copas en los garitos de Chamonix, rodeados de ingleses, cierran una semana de gloria, montaña y amistad.

El año que viene nos volveremos a encontrar todos otra vez, ¡Vamos a por ti Monte Rosa…!

Jorge

¿Qué es el esquí de montaña?

El esquí de montaña, esquí de travesía o esquí alpinismo es una modalidad que consiste en el ascenso y descenso de montañas. Esta característica lo convierte en uno de los deportes más completos pues se debe ascender con los esquís puestos y descender en todo tipo de nieves y pendientes.

El esquí de montaña surge como la unión del esquí y el alpinismo a principios del  siglo XX, en los Alpes. Permite alcanzar cumbres y descender por laderas de nieve no pisada.

Los esquís, fijaciones y botas son diferentes a las de la modalidad alpina o al esquí de fondo, además de poseer material específico como por ejemplo las llamadas “pieles de foca” necesarias para evitar que los esquís se deslicen hacia atrás en las subidas o las cuchillas que son una especie de crampones que se acoplan a la fijación y que permite el avance con nieves muy heladas.

Para esta modalidad es imprescindible llevar  arva, pala y sonda por seguridad.

Todo esquiador que se precie debe probar algún día el esquí de montaña.

Es recomendable iniciarse con la ayuda de un guía de montaña.

Esquíando en la Silvretta

La Silvretta es la primera ruta de Alta Montaña con esquís de travesía que llevo en mi mochila. Una experiencia que te llena el espíritu de buenas sensaciones. El viaje consistía en atravesar el macizo Silvretta en 7 días, haciendo noche en refugios diferentes y porteando nuestro equipo diariamente.

Mi experiencia con la travesía tan solo había comenzado un año antes. Hugo, nuestro guía de Muntania se propuso prepararnos, a un grupo de novatos, para dicho viaje, y ¡lo conseguimos todos juntos!

Silvretta Mar-13 (201) Silvretta Mar-13 (97)

Un entrenamiento constante apoyado por formación y prácticas en diferentes terrenos y situaciones fue imprescindible. Hugo, nos propuso diferentes salidas, aumentando dificultad en cada una de ellas. Nos instruyó en el uso del ARVA, la pala y la sonda, prácticas con crampones y piolet, nos enseñó a respetar y enfrentar la montaña. Combinó viajes de esquí de pista con fines de semana de travesía en el Valle de Arán, Valle del Tena, Cordillera Cantábrica y la Sierra de Madrid. A la emoción de cada salida se sumaba al miedo a nuevas situaciones. Pudimos disfrutar y sufrir todos tipos de nieves, condiciones y situaciones. En las cenas previas al viaje, una de nuestras preocupaciones era estudiar el peso del contenido de la mochila. Muntania nos asesoró en todas estas cuestiones.

La Silvretta es como adentrarte en un precioso desierto blanco, lleno de matices, desde los blancos fríos del amanecer a cálidos blancos del atardecer. Salíamos temprano y lo primero que hacía nuestros guías era comprobar que todos nuestros ARVAS  estaban en modo emisión. Las etapas eran intensas pero asequibles llevando un ritmo constante. Cruzamos el glaciar Sivretta, caminamos entre seracs ¡mi primera vez! ¡impresionantes esos gigantes azules! Bajamos nieves disfrutonas y algún día nos calzamos los crampones . La activad no siempre acababa en el refugio….¡Una tarde hicimos nuestros primeros pinitos escalando en una torre de hielo en Jamtal Hütte!

Silvretta Mar-13 (216)

Me sorprendieron los acogedores refugios, y sus deliciosas cenas. Los copiosos y nutritivos desayunos nos ayudaban a cargar la batería necesaria para cada etapa. Por las tardes recibíamos información sobre la etapa del día siguiente, después teníamos tiempo para relajarnos leer, echar alguna partida con juegos de mesa y socializar con el resto de los viajeros.

La seguridad ofrecida por Muntania y la adecuada duración de las etapas según nuestro nivel físico, nos permitió disfrutar de una aventura con cabeza. Estrechamos lazos entre los amigos que viajamos juntos y conocimos gente estupenda. ¿Qué más se puede pedir?

¡Gracias MUNTANIA, porque nos enseñas a disfrutar de la montaña con seguridad!

Gracias a los Guías: Hugo, Csec y Edu.